Ese día era hoy

Habíamos hablado durante tanto tiempo, que te conocía mejor que a mí mismo. El miedo irracional a confrontar tus ojos frente a los míos, era solamente equiparable a la gran dependencia que sentía por ti.

Tan lejos pero tan cerca, ¿recuerdas?, ese había sido nuestro lema durante toda nuestra historia, pero aquel día, tendríamos que haber pensado en uno nuevo, porque por fin había llegado el momento en el que nuestras vidas se juntarían, y como por arte de magia, pasarías a formar parte de mis días. Ya no estaríamos distantes, sería todo o nada, bueno o malo, pero qué duda cabe de que ese día, todas nuestras incertidumbres quedarían resueltas.

Estando lejos me habías aportado más cariño y más amor, que cualquier otra persona que hubiera conocido jamás. Me habías demostrado tu sinceridad y tu lealtad en cada momento de nuestra historia, de forma desinteresada, y con toda esa ilusión de la que, siempre sonriente, solías hacer gala. Cuantas tardes habíamos forjado nuestro futuro. Cuantas horas habíamos invertido en nuestra relación, muy ilusionados, en cimentar aquellos planes que algún día podríamos llegar a compartir.

Aquellos detalles que tenías conmigo, hacían aflorar cada mañana la mejor de mis sonrisas. Esos buenos días, que de forma sincronizada nos regalábamos al amanecer. Aquellas buenas noches, que con cada luna nos dedicábamos al atardecer. Mi primer sentimiento en la mañana, y mi último beso de buenas noches, esa eras tú. Te he soñado tanto, y te he pensado tan bonito, que ese dulce sueño estaba a punto de convertirse en realidad.

Habíamos tirado tanto del hilo rojo, que actualmente se encontraba desgastado. Nuestro bonito hilo imaginario, pasaría en breve a transformarse en la mínima expresión, en esa nueva distancia entre los dos. Esos kilómetros, que aquel día, los habíamos convertido en tan solo unos pasos.

Nuestra única promesa era tajante: <<no desaparezcas nunca>>, la cual habíamos cumplido, con nota, hasta el día de nuestro encuentro. Ese día en el que, por fin, nuestras almas llegarían a unirse, para no volverse a separar jamás. Ese día había llegado, ese día era hoy.

Estaba avanzando hacia el lugar donde me estabas esperando, y miles de inseguridades abordaban en mi cabeza. Pese a que ya lo sabíamos todo el uno del otro, jamás nos habíamos visto en persona. Sin duda alguna, habíamos dilatado tanto esta extraña relación, que el hecho de no haber quedado contigo con anterioridad, se había convertido no sólo en un inconveniente, sino en algo que ya se escapaba de toda lógica. Sentir ese amor por ti, sin conocerte físicamente, era sin duda uno de los sentimientos más desconcertantes que había sentido en toda mi vida.

El punto donde habíamos concertado la cita estaba ya cerca. Ya empezaba a sentir como el corazón, se podría salir por mi boca en cualquier momento. Sería toda una proeza, comenzar nuestra primera cita desde la sala de urgencias de algún hospital, que para colmo, se encontraría en aquella ciudad de la que apenas conocía dos calles. Seguro que tú, como solías hacer con todo lo demás, le hubieras sacado a esa situación un lado cómico y positivo. Eso es lo que más me gustaba de ti, eras tan diferente a todo lo que anteriormente había conocido, que te sentía como la persona más especial sobre la faz de la tierra.

Casi por sorpresa, comencé a verte de espaldas, y en ese mismo momento, sentí un vuelco en el corazón que me estremeció por completo, desde los pies hasta la cabeza. No parabas de mover involuntariamente tu pie izquierdo, de manera nerviosa, en un rápido y repetitivo movimiento automatizado. Era curioso, ya que sin duda, no era yo el único que en ese momento necesitaba tomar una tila. Ibas tan sencilla, pero a la vez tan guapa, que no me podía creer que en tan solo unos momentos pudiera a tenerte entre mis brazos.

Según iba avanzando, observé como llevabas una minúscula caja custodiada entre tus manos, y conociéndote, intuí que se trataría de algún pequeño detalle elaborado por ti, sabías muy bien que me encantaban las pulseras, y la situación se presentaba propicia como para semejante sorpresa. Yo, por supuesto, tampoco llevaba las manos vacías, aunque en ese momento en lo que menos pensábamos era en las cosas materiales, porque tú y yo, sencillamente éramos así.

Estabas ahí, esperándome, ajena a mi cada vez mayor cercanía. Solo cuando mi presencia era ya del todo inminente, te giraste hacia mí con un súbito y espontáneo movimiento de cuello que me dejó completamente hipnotizado. El tiempo se detuvo, y nuestras miradas se cruzaron por primera vez en la vida, como a cámara lenta. Aquella expresión de felicidad que me regalaste, no la hubiese podido olvidar ni aunque hubiera vivido cien mil años más. Sin duda alguna, eras lo más bonito que había podido admirar en mi vida. En ese momento, entendimos los dos, que todas las dificultades que habíamos pasado en la distancia, habían merecido la pena.

Lo supe al instante, eras tú esa mujer, que sin haberlo buscado, tanto había deseado que llegase a mi vida. Esa mujer que me complementaba, esa media mitad, ese ser increíble que me hacía sentir tan pleno y feliz, que desde el primer segundo en el que te giraste supe que no nos separaríamos jamás. El destino quiso que fuera así, y nosotros, obedientes, caminamos de la mano hacia él, sin mirar atrás… haciendo de cada dificultad ,un aprendizaje en nuestro camino.

Estábamos a diez segundos de juntar nuestras vidas, pero aquel día, qué importaban diez segundos, cuando llevábamos toda una vida destinados a encontrarnos. Eres, fuiste, y serás, mi más bonita casualidad.

FIN

37 respuestas a “Ese día era hoy

  1. Me encantó amigo,que grande eres contando estos relatos,lo haces de tal manera que a veces se acerca a la realidad,yo me identifico en la primera parte x mala suerte nunca llegamos a conocernos simplemente él se alejó x un error mío,muchas gracias eres increíble como todo lo que relatas,besos desde Canarias🔝🌹💯💖

    Le gusta a 2 personas

  2. No tengo palabras!!
    Este relato me resuena como mi vida misma ya que vivo en esa misma situación y queda muy poquito para nuestro reencuentro 🥰.
    Me ha encantado y me ha erizado la piel!! 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻

    Le gusta a 3 personas

  3. Hola buenas tardes espectacular como siempre, me ha gustado muchísimo.

    Me siento muy identificada con alguien que conocí hace tiempo por facebook, fue algo parecido, pero no igual. Al final el tenía ya una vida hecha con mujer y una niña, mientras yo me creí todo. Estaba tan enamorada de él, que ahora me cuesta mucho dar el paso y conocer a alguien. Se que todos no son iguales pero el daño que me hizo es mucho. Ya llegará quien tenga que llegar yo voy a seguir viviendo.

    Un beso muy grande enhorabuena mil gracias

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

    Le gusta a 2 personas

  4. Magnífico, como siempre y como todo lo que escribes, mailob! Ya sea corto, largo, prosa, verso, erótico o romántico… Qué bonita historia, y de sensación esa de querer a alguien que ni conoces! 😘

    Le gusta a 2 personas

  5. La verdad que cuando lo lees puedes llegar a meterte totalmente en los personajes , emocionante. Saber expresar es un maravilla, y mejor aún poder aprender a hacerlo leyendo estos relatos. Gracias!😃

    Le gusta a 2 personas

  6. Estaba deseando llegar a casa, terminar todas las cosas y por fin poder sentarme a leer tu nuevo relato…. No se me ocurre mejor forma de acabar el día 🥰
    Me ha encantado y ojalá tod@s podamos vivir una historia si no igual a la que describes sí con esos sentimientos tan bonitos 💙
    Me gusta pensar que merecemos AMOR y que aún quedan personas lindas y de corazón puro. Tu eres una de ellas 😘 Gracias 💕

    Le gusta a 2 personas

  7. Como haces para que con cada letra k leo sienta k reviva ese momento, ese feeling a raudales k ahuyenta todos los miedos con solo k se cruzen las miradas! Pero… no dura eternamente cuando uno de los dos no quiere arriesgar mas y lanzarse a esa piscina… pero eso si, la Magia siempre será Mágica aunke dure un segundo, unas horas, unos dias o dos citas!!! Y yo, no lo cambio por nada… ahora solo busco sentirla!!!
    Que bonito describes sensaciones… un placer leerte😘

    Le gusta a 2 personas

  8. Precioso!
    La última frase, la que me ha llegado a emocionar…”eres, fuisteis y serás…mi más bonita casualidad “
    Haces de cada relato una historia tal real, tan tangible
    Una curiosidad… ¿te ha pasado ésto en algún momento de tu vida? Pienso que para escribirlo tan hermoso hay que haberlo vivido

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s