Me diste tu teléfono

Aquel día me diste tu número de teléfono. Esto de vivir al lado llevaba meses pareciéndome excitante, te escuchaba tener sexo con tu marido, pero lo que más me excitaba era cuando él no estaba, y te escuchaba desde mi habitación mientras te masturbabas. Era un juego perverso y excitante, masturbarnos juntos escuchando nuestros gemidos. Aquella mañana fue diferente, me mandaste una foto desde tu móvil, querías jugar, estabas tumbada en la cama, con un body lencero de color blanco y unas medias negras por encima de las rodillas, sentí un rayo de excitación que me hizo levantar las sábanas, acerqué mi bote de crema hidratante, me quité la camiseta y comencé a deslizar mis manos embadurnadas con crema por todo mi torso hasta que se perdieron entre mis piernas, estaba recién depilado, y eso ayudaba a que la crema deslizase suavemente por cada centímetro de mi piel.

Comencé a masturbarme, me apreté tan fuerte como pude, mi sexo resbalaba juguetón sobre mi ya hidratada mano, quería imaginar que fueras tú, follándome sin medida. Te mandé varias fotos, desde mi habitación podía escuchar el sonido de los mensajes llegándote al móvil…
cuando viste mi pene embadurnado en crema enloqueciste, y pude escuchar tu intenso orgasmo, gemiste como nunca antes te había escuchado hacerlo, y el cabecero de tu cama sacudió por un momento la pared. Rápido contestaste mis mensajes, sacando tu lengua, que rebosante de saliva la acercabas hasta encontrarse con tu pezón, tenías tal cara de placer, que juraría que tus pechos sabrían como un dulce de leche.

Estabas tan excitada que te desnudaste por completo, abriste tus empapadas piernas y con dos deditos comenzaste a acariciar tus labios inferiores, abriéndote paso poco a poco entre tu humedecida y depilada vagina, tan suave y perfecta que parecía cincelada sobre tu piel. Esos dedos suaves, decorados con tus amarillas uñas de gel, pronto se perdieron muy dentro de tu ser, acompasados con tu dedo pulgar que proporcionaba a la vez excitantes y suaves masajes circulares sobre tu clítorix hasta hacerte estallar en mil placeres, me hiciste enloquecer tanto, que jamás podré olvidar aquella mañana en la que estando tan cerca, y sin poder tocarte…me hiciste todo tuyo.

FIN

18 respuestas a “Me diste tu teléfono

  1. Me encanta como escribes, gracias por este ratito de lectura que se agradece, de vez en cuando leerte tan bien y con tanto sentimiento que te expresas

    Mil gracias
    Besitos Vicky

    Le gusta a 1 persona

  2. Fuego enciendes en mí cada vez que te leo amigo🔥 una vez más felicitarte x este gran relato, espero que sigas así y nunca dejes de escribir porque se te da muy bien, te mando muchos besitos🔝💯😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s